mi Blog de una escritora aficionada: Entrevista a David: 2ª parte

viernes, 15 de noviembre de 2013

Entrevista a David: 2ª parte

Aquí les traigo la segunda parte de la entrevista a David. Siento el retraso.
De momento no voy a escribir la entrevista a Samuel, pero hoy tienen la opción de plantear las preguntas que quieran a los pj de ATDS, o a mí ^_^ en las redes sociales, tanto en mi twitter como en la página oficial de ATDS en Facebook, y el personaje en cuestión contestará lo antes que pueda.
Sin más, os dejo con CaféConPan.
PD: seguro que ya saben que mañana publicaré el que será el último capítulo de ATDS u.u qué tristeza. Antes, por la mañana, publicaré una pequeña sorpresa en mi blog, que espero que disfruten.
_________________________________
2ªparte

Ainnsss, pero qué guapo que es *___*
¿Qué es el sexo para ti?
¿Que qué es el sexo para mí? Pues no lo sé. Supongo que para mí el sexo es una necesidad, una pulsión y un placer.
¿Qué es lo más extremo que has hecho con respecto al sexo?
¿Lo más extremo? Parece sorprenderse. Me gusta jugar, y tengo algunos fetiches, pero no soy muy rarito en cuanto a sexo.
¿Has participado en una orgía? Y si fue así, ¿qué te pareció la experiencia?
Nunca he participado en una orgía como tal, pero sí que he tenido más de un compañero de cama a la vez.
¿Cuál ha sido tu mejor experiencia sexual y con quién la has tenido?
Me vienen unas cuantas a la mente, he tenido muy buenas experiencias a lo largo del tiempo, pero no voy a entrar a valorar a mi amantes, o a decir si este fue mejor que aquel.
—¿Qué posición sexual disfrutas más?
Ninguna en concreto, eso depende del momento, pero generalmente, disfruto más si yo llevo el control de la situación.
¿Qué encuentras extremadamente sexy en un hombre?
—Que deje someter.
¿A qué no le puedes decir que no?
—A pocas cosas. Depende de la situación, y a veces soy algo fetichista, pero suelo ser bastante dueño de mí mismo en casi todos los aspectos… salvo cuando tengo a cierta persona en mi cama.
¿Hay alguna fantasía sexual que te gustaría hacer realidad?
Sí, más de una.
¿Nos la puedes contar?
No. Hay cosas que es mejor dejar para uno mismo.
—¿Tu cita ideal?
Depende enteramente de la compañía. Ahora mismo te diría que mi cita ideal sería con alguien en concreto, alguien con quien me encantaría estar, pero una vez con él, me daría igual lo que hiciésemos juntos.
¿Qué parte del cuerpo te parece más erótica o sensual?
Me encanta esos hoyuelos que se crean en la parte baja de la espalda, sobre los glúteos de algunas personas, sobre todo si esa persona en cuestión, sea hombre o mujer, tiene un buen culo.
—¿Alguna vez has pagado por sexo?
No, nunca.
¿Disfrutas más el sexo con hombres o con mujeres?
Eso depende del hombre y de la mujer con la que esté en cada momento. La verdad es que no suelo pararme a pensar en eso, ni creo que sea raro que yo sienta atracción por personas de ambos sexos, simplemente opino que el cuerpo humano es hermoso y sexualmente atractivo.
¿Qué no harías por nada del mundo?

No dejaría que nadie me humillara.
Describe a tu prototipo de hombre ideal.
No lo sé, no tengo un “prototipo” de hombre. Generalmente me fijo en hombres mayores que yo, muy masculinos, pero ahora mismo estoy enamorado de alguien que es completamente lo opuesto a dicho prototipo.
—¿A qué edad fue tu primera experiencia sexual?
A los diecisiete.
¿Fue en el internado?
Sí, con un compañero del colegio.
—Con tu amigo Hugo, ¿no? pregunto. ¿Cómo te pegó la gonorrea?
Creo que eso es obvio.
¿Has tenido más ETS?
No.
¿Se las has pegado a alguien?
No, no creo.
¿Pasó algo entre Hugo y tu durante el funeral de tu abuelo en Alemania, cuando compartisteis habitación en el hotel?

Si cuando preguntas que si pasó algo, te refieres a algo sexual, la respuesta es no.
¿Y no te has vuelto a acostar con Hugo en todos estos años?
Sólo una vez, hará unos tres años. Una noche se quedó en casa conmigo para hacerme compañía tras una ruptura sentimental y pasó lo que pasó. A la mañana siguiente decidimos no volver a hacerlo, por el bien de nuestra amistad.
¿Qué opina Hugo de Noah? ¿Qué te ha dicho de tu relación con él?
Al principio se enfadó conmigo por salir con alguien tan joven. Me recordó que estaba rozando los límites de la legalidad al liarme con él, pero cuando dejé a Ricardo gracias a él, dejó de rezongar tanto, aunque siempre pareció preocuparle que Noah pudiera ser una especie de cazador de fortunas o algo así, y yo no me cansaba de decirle que estaba equivocado.
Supongo que siempre la he llamado la atención la relación que tenemos, y que yo me haya enamorado de alguien tan joven, y tan diferente de los hombres con los que yo me suelo liar.
¿Qué fue lo que te dijo Hugo en el Carpe Diem, cuando viste a Noah bailando con otro tipo?
No lo recuerdo muy bien. A mí no me hizo mucha gracia encontrármelo aquella noche, encima bailando con un tío para provocarme. Recuerdo que Hugo intentó animarme, y me dijo que intentara no hacer caso. Al final, yo me estaba poniendo malo y decidí irme de allí, y Hugo se fue conmigo.
¿Cuando fuiste de viaje a China , ¿tuviste algún ligue allí?
No. Intenté ligarme al tatuador dice esbozando una sonrisa ladeada, que no me permite adivinar si está de broma o no, pero no funcionó.
¿Qué opinas del yaoi, la homoerótica y las mariliendres?
Mmmh, pues en primer lugar, no sé lo que es el… ¿yaoi dijiste?
Es un género del manga japonés le explico, cuyo tema central es la relación romántica y/o erótica entre dos hombres, generalmente orientado a un público femenino.
No sabía que tal cosa existía. Qué curioso. En cuanto a la homoerótica, no tengo una opinión plenamente formada, ya he dicho que no estoy muy familiarizado con el género. Y en relación a la mariliendres… Bueno se encoge de hombros, teniendo en cuenta de que tengo una en la familia Sonríe.
¿Qué consideras como un comportamiento caballero en otro hombre con respecto a ti?
Me gustan los hombres educados, y no me molesta que me cortejen, si me permites usar esa palabra, en determinadas situaciones. Me resulta encantador que un hombre intente… cortejarme.
Entre Hugo, Ricardo, Lorea y Noah ¿Quién ha sido el mejor en el sexo?
Ya he dicho que no voy a entrar a valorar eso.
¿Dejaste o dejarías que alguno de ellos te atara?
No.
¿A cuál se lo permitirías?
No lo sé. Como digo, me gusta mantener siempre el control en el sexo, incluso cuando eventualmente yo actúe como el… Ya sabes, incluso si yo estoy debajo. Para dejar que alguien me atara, tendría que estar completamente dispuesto a dejar el control en manos de la otra persona, y para eso no sólo tendría que estar muy enamorado, también tendría que sentirme absolutamente a salvo y en confianza. Me gustaría encontrarme alguna vez en una situación de pareja que conllevara tal nivel de intimidad.
¿Has tenido ligues ocasionales mientras estabas soltero?
Sí. No es cuestión de presumir, pero es cierto que me gusta divertirme.
Si pudieras cambiar tu sexualidad, ¿lo harías? Es decir, ¿desearías no sentir atracción por otros hombres?
Esa es una pregunta interesante. Durante unos momentos se queda en silencio, y noto que medita su respuesta. Mi respuesta es que no, pero si he de ser sincero, quizás hace diez o quince años te hubiera dicho que sí. Cuando era joven, hubo una época en la que sentí verdadero rechazo de mí mismo a causa de mis impulsos sexuales. Me habían enseñado que para ser un hombre había que hacer esto o aquello, y definitivamente, tener sexo con otros hombres no era una de esas cosas. Creía que mis impulsos me hacían ser menos hombre, y me culpaba por ello desde un punto de vista moral. Con el paso de los años, y al ir acumulando experiencias, he cambiado de parecer. Ahora ya no me rechazo a mí mismo, sin embargo sigo siendo muy celoso de mi intimidad.
—Háblanos de otra de tus relaciones, ¿cómo conociste a Ricardo?
Le conocí cuando era muy joven, debía rondar los veinticuatro años. Por aquel entonces, cursaba un master en finanzas y Ricardo vino a darnos una ponencia, después de la cual, varios alumnos tuvimos una charla informal con él. Ricardo es un hombre muy inteligente, con don de gentes y muy manipulador, y me pareció tremendamente interesante desde el primer momento. Cuando me di cuenta, el resto de los alumnos se había ido yendo, y ya solo quedábamos él y yo. Me invitó a seguir la conversación mientras cenábamos y yo acepté, muy ingenuamente. No recuerdo cuanto tiempo tardé en darme cuenta de que estaba intentando seducirme, en cualquier caso, cuando lo hice hacía rato que me sentía atraído por él, así que cuando me invitó a subir a su habitación de hotel le dije que sí.
 ¿Cómo fue tu relación con él?
Tóxica, no hay mejor palabra para describirla. Me enamoré como un idiota de él, y seguí a su lado a pesar de saber que nuestra relación no significaba nada para él.
El hecho de que Ricardo y tú fuerais amantes en secreto, ¿fue un problema para ti?
En absoluto. Yo entendía, por supuesto, que nuestra relación fuera un secreto, y yo sabía que él estaba casado y que tenía hijos, el mayor de los cuales tenía más o menos mi edad, y para mí eso no era un problema. De hecho, yo mismo no estaba preparado para hacer pública una relación con otro hombre, pero el saberme atado a alguien que no estaba enamorado de mí, era demasiado. A veces me enfadaba, y decía que iba a dejarle, y más de una vez le dejé para irme con alguien que me consolara, pero siempre volvíamos juntos, porque yo seguía enamorado. Tardé cuatro años en darme cuenta de que estaba actuando como un idiota y dejarle definitivamente.
¿Cómo era Ricardo en la cama?
Dominante, exigente, y muy experimentado. Creo que fue el primer amante refinado que tuve, el que me enseñó a jugar.
¿Con Ricardo siempre fuiste el pasivo en el sexo?
Vaya preguntitas que me haces sonríe casi con timidez, no siempre, y de hecho, tardé mucho tiempo en poder… entregarme a él.
¿Qué era lo que te tenía tan atado a él?
Ya lo he dicho, que estaba enamorado.
¿Volviste a ver a Ricardo después de aquella noche que fue a tu apartamento tras el funeral de tu abuelo?
No. La ultima vez que rompí con él, en marzo de 1.999, fue la definitiva. Luego volvió a mi casa aquella noche para exigirme volver, pero le rechacé. Le he vuelto a ver, por supuesto, pero en contextos sociales, nunca en la intimidad.
¿Tuviste sexo con Ricardo justo después de tu primera vez con Noah?
Sí, al día siguiente.
¿Te arrepientes haber engañado a Noah con él?
Sí, en parte sí. Al principio, cuando conocí a Noah, él no significaba nada para mí, y no pensé que yo significara nada para él, pero pronto me di cuenta de que las cosas no eran así, y de que estaba pervirtiendo algo muy puro. Fue entonces cuando decidí dejar a Ricardo.
—Pero al fin y al cabo, dejaste bien claro que tu relación con Noah fue, en resumen, para olvidar a Ricardo.
No exactamente. Cuando conocí a Noah mi intención no era olvidarme de Ricardo, sólo echarme un polvo con alguien para joderle. Luego, cuando lo mío con Noah empezó a significar algo para mí, me di cuenta de que mis sentimientos por Ricardo se diluían, y finalmente me vi capaz de desembarazarme de él.
—¿Alguna vez has pensado que Noah debió sentirse contigo como tú con respecto a Ricardo?
Sí, sí que lo he pensado. De hecho, esa fue una de las razones de que rompiera con él la primera vez. Noah estaba tan enamorado de mí, y era tan inocente, que sabía que si quería podía hacer con él lo que quisiera, pero me aterraba pensar en hacerle lo que Ricardo me había hecho a mí.
Supongo que tus alertas se dispararon cuando se tatuó…
En parte sí. Me asustó la intensidad de sus sentimientos, eso unido a ciertas circunstancias, me decidieron a romper con él.
De haber estado en el lugar de Noah, ¿habrías aguantado tanto como lo ha hecho él o te habrías rendido mucho antes?
Si Noah se siente respecto a mí como yo me sentía con respecto a Ricardo, supongo que hace bien en no volver conmigo, aunque yo siempre tuve la esperanza de no ser para él tan perjudicial como Ricardo fue para mí.
—Parece entonces que tu relación con Noah ha llegado a un punto muerto, y que él necesita desintoxicarse de esa relación que ha consumido gran parte de su "inocencia", por decirlo de alguna manera. ¿Serías capaz de esperarle si tuvieras la certeza de que puedes tener algo con él en el futuro?
Sí.
¿No sientes que eres malo con Noah?
Como ya he dicho, a veces soy un auténtico capullo.
—¿Cuán grande es tu amor por Noah?
No lo sé. No me gusta valorar cuánto quiero a alguien, ni voy a entrar a decir si quiero o he querido más a una persona que a otra, digamos simplemente que estoy muy enamorado de él.
¿Dirías que Noah es el amor de tu vida?
Eso es difícil de decir. —Guarda silencio durante unos instantes—. Pero si soy sincero, estoy convencido de que sí.
¿En qué momento te diste cuenta que le amabas?
No lo sé. No hubo un momento en el que me dije “Vaya, estoy enamorado de este chico”, simplemente lo nuestro fue creciendo y creciendo, hasta convertirse en un sentimiento que ya no puedo controlar. He cometido muchas veces el error de subestimar lo que siento por él, de pensar que podría olvidarle.
¿Y por qué lo amas? ¿Qué aspectos de su personalidad fueron los que te enamoraron?
Esa pregunta es absurda, uno nunca sabe cómo o porqué se enamora de alguien, pero sí que es verdad que hay aspectos de su personalidad que adoro, como su tendencia a ruborizarse por cualquier nadería, o lo inteligente que es. Pone cara soñadora. O lo cariñoso que se pone tras hacer el amor. Ya sabes, ese tipo de cosas.
¿Pensaste que te olvidarías de Noah tan pronto dejaras de verlo?
La verdad es que sí. El tiempo ha demostrado que estaba equivocado.
¿Qué pensaste de Noah la primera vez que lo viste?
Que era muy sexy. Me resultó muy atractivo desde que lo vi, a pesar de que nunca me había interesado por chicos tan jóvenes, y él era apenas un crío.
¿El hecho de haber sido el primero para él influyó en tus sentimientos?
No, no lo creo. Me hubiera enamorado de él de igual manera aunque no hubiera sido virgen.
¿Qué pensaste al darte cuenta que eras la primera vez para Noah?
Me di cuenta en seguida de que no tenía mucha experiencia, o de que tenía muy poca, aunque él intentaba fingir que sí que la tenía. Me reía internamente al ver sus esfuerzos para ocultar que estaba asustado. Sonríe con melancolía. Me resultó encantador.
¿Consideras que fuiste el mentor de Noah de alguna forma?
Sí, pero no estoy muy seguro de haberlo hecho bien.
¿Por qué le ofreciste la beca a Noah?
Yo no le ofrecí una beca a Noah, le recomendé para una beca, que es diferente. Sólo sugerí que lo tomaran en cuenta, pero él la obtuvo por méritos propios. Si lo hice fue porque me gustaba su forma de ser, tan testarudo y tan perseverante, y la pasión que demostraba por la ciencia, cuando aún era muy joven. Pensé que podría ser un buen investigador, y supuse que si quería estudiar en una buena universidad necesitaría ayuda económica.
¿Te duele pensar que no hayas sido el único?
No, no me duele. Creo que Noah tiene derecho a conocer la vida, a tener experiencias.
¿De verdad no sientes celos?
No. Bueno sí. Chasquea la lengua. Es difícil de explicar. Claro que me hubiera gustado haber sido el único para él y todo eso, pero dado que él y yo rompimos, creo que ha hecho bien en tener otras experiencias.
¿Qué sentiste cuando Noah te dijo que se había tirado a más de veinte después de que le dejaras?
Una extraña sensación de morbo.
¿Por qué dejas a veces a Noah ser el activo?
¿Y por qué no habría de dejarle? pregunta, y parece extrañado.
¿Y cómo es durante el sexo cuando él es el activo?
Altamente satisfactorio.
Ya sabemos que Noah es “un chico grande” pero, ¿cómo de grande?
Vaya preguntita. Sonríe. Suficientemente grande como para contentar a cualquiera.
¿Tienes alguna fantasía sexual que te gustaría realizar sólo con Noah?
Sí. Varias.
¿Cuáles?
No te lo voy a decir.
¿Sigues conservando las fotos de Noah desnudo?
Sí. Son un preciado recuerdo.
¿Sueles verlas alguna vez?
Esa pregunta es bastante íntima.
—¿Te fijarías en uno de los hermanos de Noah?
Por supuesto que no.
¿Te gustaría montar un trío Noah y su novio?
No.
—¿O quizás con Pablo?
No. Si tuviera a Noah en una cama, no sería para compartirlo con nadie más se le ponen los dientes largos.
Y si tuvieras en frente a Darío, ¿qué le harías por lastimar a Noah?
A ese tío ya le hice lo que le tenía que hacer. Es agua pasada.
¿Podrías decirnos qué fue lo que le dijiste a Darío exactamente la noche en la que Noah se fue contigo dejando al que era su "novio" plantado en el Sodoma?
Ah eso… Esboza su célebre sonrisita ladeada. No recuerdo lo que le dije exactamente, pero fue algo así como: “puede que esté saliendo contigo, pero es de mí de quien está enamorado”, o alguna tontería por el estilo. Aquella noche estaba muy borracho.
Y hablando de Darío, ya que fuiste quien solucionó lo del famoso video que difundió del trío que hizo con Noah. ¿Llegó a tus manos alguna copia?
Sí, claro, pues le exigimos al tipo aquel que nos diera las que tenía. Hugo y yo nos encargamos de destruirlas.
¿La viste?
No, aunque me sentí muy tentado de hacerlo, he de reconocerlo. Pero sólo hubiera servido para cabrearme.
¿Y qué me dices de la relación con tinte sexual que Noah tiene con Pablo? ¿Te da celos?
En parte sí, pero no por el punto de vista sexual. A veces siento celos de Pablo por la intimidad que tiene con Noah.
¿Qué pensaste cuando viste a Noah bailar con Pablo unos días después de haber terminado?
Pensé que Noah estaba haciendo exactamente lo mismo que yo le había aconsejado que hiciera, pero eso no quiere decir que no me doliera.
—¿Qué opinas de Pablo?
Que debe ser un buen tío, si Noah le tiene en tan alta estima.
Después de lo que te dijo cuando intestaste arreglar las cosas con Noah, ¿lo valoras más como persona?
Sí.
¿Tanto como para intentar ser su amigo?
No.
—¿Te arrepientes de no haberle dicho a Pablo ese día que cambiarias?
Sí que me arrepiento. Quizás aquella noche tuve mi última oportunidad de tener a Noah, y la desaproveché por mis estúpidos miedos.
¿Has visto alguno de sus cuadros?
No he tenido el placer.
¿Comprarías uno de las más recientes?
No veo por qué tendría que hacerlo. ¿Lo preguntas por algo en concreto?
Ejem, no nos desviemos del tema. Noah te confesó haberte buscado en otros hombres ¿Lo has buscado tú a él en otros ligues?
No.
¿Pensaste en cómo se sentiría Noah cuando te enamoraste de Lorea?
Sí, por supuesto que lo pensé.
¿No te importa que tu hermana y tu ex-amante sean buenos amigos?
No, no me molesta en ningún aspecto. De hecho, desearía que mi relación con Noah no hubiera ensuciado su amistad con mi hermana.
Recientemente, ¿cómo supiste que Noah estaba saliendo con alguien? ¿Clara te lo dijo?
Sí. Es mi hermana, y la quiero mucho, pero es una cotilla.
¿Qué opinas de la persona con la que ahora está Noah?
¿El tal Rafael? No lo sé, no lo conozco.
¿Te parece que es bueno para Noah?
Espero que sí.
¿Le guardas rencor o celos?
¿Me creerías si te dijera que no?
¿Qué le dirías si te lo encuentras alguna vez? ¿Le pedirías que cuidara de Noah o algo así?
No lo sé, eso sería tremendamente paternalista. Pero por otro lado, eso sería muy propio de mí.
¿Qué sientes al saber que Noah no está dispuesto a dejar a Rafael? 

Pues me molesta, para qué mentirte.
Si Rafa y Noah lo dejaran, ¿harías por recuperarle o cumplirías tu palabra de no volver a molestarle?
No lo sé. Creo que me sentiría tentado a volver a acercarme a él.
—Y si tras romper, Noah volviera a ti por despecho, ¿lo aceptarías?
Me gustaría que si Noah volviera conmigo fuera por amor y no por despecho, pero le aceptaría en todo caso.
Dices que cuando empezaste con Noah vuestra relación no significaba nada para ti, sin embargo siempre fuiste cariñoso con él, ¿por qué?
¿Y por qué no iba a serlo? Es cierto que al principio no estaba enamorado de él, pero ¿se supone que debía tratarle mal por eso?
Para Noah el amor es sentirse la posesión más preciada de su pareja, sabiendo eso, ¿no crees que la manera en que lo dejaste, alentándolo para que estuviera con otros hombres, significaba matarle la ilusión de amar?
Nunca lo había visto de esa manera. Medita durante unos segundos. Cuando Noah y yo rompimos la primera vez, he de reconocer que fui inmaduro y tonto al pensar que nuestros sentimientos no importaban tanto. Como he dicho, pensé que le olvidaría con facilidad, y que él también me olvidaría a mí. Sabía que me quería, pero siendo él tan joven, supuse que se le pasaría,  y que lo que necesitaba en realidad era salir con otros chicos, tener experiencias. Quizás lo creía porque era lo que yo necesitaba tras lo de Ricardo, y pensé que él era como yo. Ahora pienso que fui condescendiente con él. Noah siempre ha demostrado saber lo que quiere, incluso cuando era muy joven, y yo cometí el error de subestimar su seguridad, confundiéndola con una bravata adolescente.
¿Y qué es para ti el amor?
Quizás una de las cosas más importantes que ha aprendido en los últimos años es que el amor es entregarse a la otra persona, y no intentar decidir por la otra persona. Quizás lo he descubierto demasiado tarde, pero en todo caso, estoy dispuesto a no cometer el mismo error otra vez.
¿Has aprendido algo de esta relación?
Que a veces soy un auténtico capullo.
¿Te ha cambiado de alguna manera?
—Sí, he cambiado en muchos aspectos, pero creo que más a causa de otras circunstancias de mi vida, como haber sido padre. Sin embargo, sí que soy ahora más consciente de cuáles han sido mis errores con Noah.
¿Qué es lo que Noah ha aportado a tu vida cómo persona?
Me ha devuelto la pureza en cierto sentido, y la esperanza en el amor, aunque ha sido la única persona que realmente me ha roto el corazón. ¿No es paradójico?
¿Cuál crees que es el mayor defecto de Noah?
Que es un testarudo. Ya sé que dije que me gustaban las personas tozudas, pero ahora mismo esa tozudez de Noah me esta haciendo la vida imposible.
—¿Cómo te sentías cada vez que llegaba de nuevo Noah a tu vida?
Confuso y excitado.
¿Habrías llevado a Noah a tu casa de campo si no te lo hubieses encontrado en la estación de tren?
No lo sé. Supongo que  sí, con el tiempo, si nuestra relación hubiera prosperado.
Cuando le diste esperanzas en tu casa del campo, ¿de verdad te planteaste
volver con él?
Sí, realmente lo pensé, y lo deseaba, pero no me sentía preparado para darle a Noah lo que deseaba en aquel momento. Tuve miedo, lo confieso.
¿Has vuelto con Paco por algún consejo sobre Noah?
Paco y yo no hablamos de esas cosas.
¿En qué pensabas al invitarle a ir contigo? De alguna forma, después de lo que pasó, ¿te arrepentiste de haberle invitado?
Le invité por un impulso, no fue algo que hubiera decidido de antemano, pero no me arrepiento de haberlo hecho. De lo que me arrepiento fue de lo que pasó después, de no haber tenido los redaños suficientes para darle lo que quería.
Durante el tiempo que te distanciaste de Noah, a causa de Clara, ¿qué sentías por él? ¿Pudiste olvidarlo?
Al principio pensaba que sí, pero poco a poco me di cuenta que lo que sentía por Noah era más fuerte de lo que yo mismo pensaba.
¿Qué sentiste aquella noche que te llamaron del hospital cuando Noah tuvo el accidente?
Me preocupé mucho por él, y me enfadé muchísimo cuando supe lo que había hecho.
¿Alguna vez pensaste que Noah podría dejarte por otro hombre?
No lo sé, creo que una parte de mí siempre creyó que podría tenerle cuando quisiera. Eso evidencia lo egocéntrico que puedo llegar a ser.
Cuando le dijiste a Noah que ya nada te importaba, por más complicado que fuera, ¿estabas pensando formalizar con él?
Por supuesto.
¿Vas a luchar por él?
¿Es que no has escuchado nada de lo que te he dicho? No voy a volver a decidir por él, ni a influenciar en sus decisiones.
—¿Qué el dirías al padre de Noah, si te lo encontraras, sabiendo que él está al tanto de tu relación con su hijo?
Que pregunta tan rara. Creo que me cohibiría delante de él, tiene razones para odiarme.
—¿Qué piensas de la frase, "Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ha perdido"?
Que es verdad.
¿Por qué le llamas “pequeño” a Noah?
No lo sé. Se ríe. Es que era un crío inexperto cuando le conocí, y llamarle así me pareció  más adecuado que decirle “renacuajo”. Ríe de nuevo. Pero de alguna manera, a él le gustaba que yo le llamara así, y pronto pasó a ser un apelativo cariñoso, como una especie de secreto entre nosotros.
Sabiendo que cuando Noah termine sus estudios debe trabajar para el grupo Van Kerckhoven, ¿aprovecharías tu posición sobre él para presionarlo para volver contigo?
Por supuesto que no. ¿Por quién me has tomado?
Objetivamente, ¿cómo piensas que sería Noah como profesional?

Creo que se le da bastante bien lo que ha elegido hacer.
Noah ha dicho que eres egoísta. ¿Qué piensas tú, crees que lo eres?
Creo que lo era.
Ahora no pienses en ti. ¿Qué crees que necesita realmente Noah? ¿Y crees que tú podrías dárselo?
Como tú misma dijiste antes, lo que Noah necesita es que alguien le ame sin reservas y que cuide de él, así que sí, por supuesto que puedo darle eso, si él lo acepta.
—¿No crees que sois muy diferentes?
Sí, sí que lo creo, pero también creo que somos… complementarios.
¿Cuál sería tu regalo perfecto para Noah?
No lo sé, nunca lo he pensado, pero sí sé lo que no sería. No sería nada material. A él no le gustaría que yo me gastara mucho dinero en él, pero creo que apreciaría que yo hiciera algo por él. No lo sé.
¿Y cuál sería tu regalo perfecto?
—Cierto chico precioso y rubio con un enorme lazo rojo en el cuello. Y sólo ese lazo añade con cara de pervertido.
Si te dieran la oportunidad, ¿contarías tu versión de la historia?

No creo, no me gusta la idea de contarle mi vida a todo el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario