mi Blog de una escritora aficionada: agosto 2012

jueves, 23 de agosto de 2012

Sureste de Gran Canaria

Hace tiempo que no os vengo con una de mis rutas, la verdad es que el ritmo de rutas se ha ralentizado considerablemente estas dos ultimas semanas, en parte por cuestiones personales varias, en parte porque hemos encadenado dos olas de calor en estos días, y pocas ganas de estar recorriendo carreteras se le quedan a una. En fin...
La semana pasada, teníamos pensando recorrer el sur y sureste de la isla, la zona más turística y donde están la mayor parte de las playas, pero dado que sólo salimos un día (el martes día 14) pues no nos dio tiempo a hacer todo lo que teníamos pensado. En todo caso lo pasamos bien y conocimos lugares nuevos, lo que es, al fin y al cabo, el objetivo de todo esto. 
Comenzamos nuestra ruta avanzando por el centro de la isla para llegar a la ciudad de Santa Lucía. Recorrimos carreteras secundarias y rurales hasta llegar al pueblo de Tunte, un lugar bastante aislado, que aquí es el paradigma de lo que está muy, muy lejos (eso está más lejos que Tunte, y ese tipo de expresiones). 

Uno de los miradores que nos encontramos por el camino
Y las correspondientes vistas

Una de las callejuelas de Tunte

La iglesia
 Por fin, tras una larga carretera llegamos a la ciudad de Santa Lucía de Tirajana.

Antiguo puente que cruzaba el barranco de tirajana, en ruinas

Vista del pueblo

Iglesia

Grupo escultórico en la plaza de la iglesia, en homenaje a las 'abuelas'
 Según las guías y las personas a las que habíamos consultado, uno de los mayores intereses turísticos de Santa Lucía es la fortaleza de Ansite, una estructura natural de rocas donde supuestamente se refugió la úlitma resistencia aborigen contra la conquista castellana. Nuestra primera sorpresa al llegar al pueblo (y el primer tirón de orejas de la entrada) nos la llevamos al ver que no había ninguna indicación de cómo llegar a tal lugar (que nosotros vieramos). Por otra parte, sabíamos que había allí un museo dedicado a la época prehispánica de la isla, pero tampoco vimos indicaciones (tuvimos que preguntar). Esto es lo que vimos al llegar al museo (segundo tirón de oreja).

 Como se puede ver en las fotografía, no hay en la fachada ni UN SOLO cartel indicando que lo que alberga es un museo. La parte principal de la fachada, donde estaba la entrada, tenía un empedrado, imitando un estilo antiguo, pero otras partes del edificio no lo tenían, y había unos arcos en construcción, aunque toda obra que se pudiera estar haciendo estaba aparentemente parada. Cuando entramos en el edificio, nos encontramos en un pequeño patio interior con un cartel que decía el precio de las entradas. Y nada más, allí no había NADIE (o al menos nadie que nos hiciera caso, había un señor escuchando la radio que nos ignoró olimpicamente, y creo que no trabajaba allí). Desconcertados, decidimos irnos de allí, no sin antes echar un vistazo alrededor.
Fotografía que saqué desde la entrada del museo, en la sala se pueden ver vitrinas con restos arqueológicos, pero aquello tenía pinta de estar un poco abandonado...
Tras desistir en el intento de ver el museo, nos decidimos a buscar la Fortaleza de Ansite, nos costó un poco, la carretera era mala, había muchas curvas y estaba en obras, ¡pero lo conseguimos!

Vista lateral de la Fortaleza de Ansite
Vista desde abajo
Luego, seguimos nuestro camino hacia el sur, siguiendo las carreteras del municipio de Santa Lucía, hasta llegar a la costa. Cansados de tanta carretera (llevábamos casi cinco horas de ruta y de coche) y muertos de calor (pues pasabamos una de las tan habituales olas de calor de este verano -creo que ya llevamos seis-) nos decidimos a parar en la playa y descansar el resto del día. La elegida, fue una de las playas del municipio de San Bartolomé y una de nuestras favoritas: la playa de las burras.

Y hasta aquí nuestra ruta por el sur, nos quedaron muchas cosas que ver (entre ellas el puerto de Mogán, uno de los lugares más bonitos de la isla) pero ya volveremos otro día más propicio y con menos calor.
Mañana os contaré nuestra ruta por el norte ^^

martes, 14 de agosto de 2012

Noreste de Gran Canaria: 3 y 4º día

Los dos últimos días de ruta de esta semana la dedicamos a la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Creo que ya os he hablado un poco de esta ciudad (en la primera entrada de esta serie) pero os recordaré que es la capital de la provincia, y que tiene una población de casi 400.000 habitantes, y fue fundada en 1.478. 
El jueves fuimos a visitar el museo Néstor, sobre la vida y obra de Néstor Martí-Fernández de la Torre, pintor canario modernista que vivió entre los siglos XIX y XX y que reivinidicó la canariedad como ningún otro artista. Desafortunadamante, no re permitía sacar fotografías dentro del museo :S Aun así, el museo me sorprendió agradablemente. Yo no conocía mucho la obra de este artista, y la muestra que el museo representa me fascinó, sobre todo las series de cuadros llamadas Poemas del Mar y Poemas de la Tierra. Luego, nos fuimos a cenar al barrio de Vegueta, barrio fundacional de la ciudad y casco histórico, para disfrutar de la gastronomía y de la ruta de tapas y pinchos que se viene haciendo en la zona cada jueves desde hace unos meses.
Javi y yi frente a la entrada del museo

Poemas de la Tierra. Noche
El viernes, que fue un día más aprovechadito, volvimos a Vegueta por la mañana y nos dirigimos al Museo Canario, dedicado a la vida prehispánica de las islas canarias.
La entrada del Museo Canario
Vasijas encontradas en yacimientos arqueológicos
 
Ídolo de Tara

Pintaderas

Pequeños ídolos

Tejido vegetal

La sala de las "calaveras" como yo la llamo, donde se guardan la mayoría de los restos humanos hallados en yacimientos

Una de las momias conservadas en el museo

"Bones" XDD
 Luego nos fuimos paseando a la Catedral de Santa Ana, cuya costrucción comenzó en el siglo XV. No pudimos acceder al interior, porque estaba cerrado, pero sí pudimos subir a una de las torres.
Vista lateral de la Catedral
Plaza de Santa Ana y sede episcopal

Vista del antiguo ayto., desde la torre

Batman sobrevuela la ciudad de Las Palmas
 Justo detrás de la catedral, está el museo de Colón, que conmemora los viajes de Colón a América, en tres de los cuales hizo escala en esta ciudad.
Fáscimil de un mapa de 'las indias orientales'

Reproducción de una de las naves que hicieron el primer viaje

Ermita de San Antonio Abad, donde según la historia, Colón se arrodilló a rezar antes de su primer viaje

 Por la tarde, abandonamos el centro histórico y atravesamos la ciudad, para llegar al parque Santa Catalina y el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología, un divertido e interactivo museo que trata temas desde el espacio hasta la historia natural, y que cuenta con un planetario y una sala de cine en 3D.
Vista exterior del museo

Maqueta de un satelite artificial

Ordenadores del 'pleistoceno' LoL

Fotografía térmica. Mirad como tengo las mejillas de coloradas XDD

Varios esqueletos de animales (un tigre y dos chacalotes, creo)

Calavera...

Javi y yo a punto de disfrutar de la película en 3D, Dinosarios vivos!! juju
Y hasta aquí nuestra ruta por los museos de la capital. Mañana más y mejor ;)

miércoles, 8 de agosto de 2012

Noreste de Gran Canaria: 2º día



Ayer os contaba nuestra ruta a Telde, hoy os traigo nuestra excursión a Valsequillo, Ingenio y Agüimes, otros tres municipios que se encuentran en el noreste de la isla, al que dedicamos esta semana.
Empezamos nuestro recorrido por Valsequillo,un pueblo de medianías con unos nueve mil habitantes, y al igual que Telde, antiguo asentamiento de aborígenes canarios. Comenzamos visitando el casco histórico, del siglo XVI y pasamos un buen rato vagando e investigando por sus calles.
Fachada de la iglesia
Javi y yo en la plaza del Ayto.

Había varias estatuas en diferentes lugares del casco urbano


Vista desde el mirador del Colmenar

 Luego nos dirigimos al municipio de Ingenio, para ver también su casco antiguo. La disposición de la ciudad de Ingenio es tal que hay muchísmias cuestas arriba y abajo, ¡menos mal que fuimos en coche!

Plaza de la Candelaria, e iglesia, con las torres siendo rehabilitadas

Un grupo escultórico muy peculiar, pero no fue el único de animales que encontramos ese día

El parque de la Lectura. Apacible, silencioso, con poemas grabados en piedra y bancos para sentarse a leer. Por supuesto, estaba vacío

Detalle de un poema de Lorca grabado en piedra
Otro de los rincones del parque
 Finalmente nos fuimos a Agüimes, ciudad más antigua (y a mi parecer de las más bonitas que hemos visto).
Un callejón estrecho donde Javi hace el tonto ^^

Fachada de la Iglesia de San Sebastián

Otra muestras del morboso arte sacro español

Javi, de tertulia, LoL

Otro de los 'animales' que encontramos en nuestro recorrido

Javi, haciendo el 'egipcio'.
 Una vez que terminamos de visitar las partes históricas de los pueblos de la zona, decidimos visitar el barranco de Guayadeque, uno de los más largos y profundos de la isla, y por el que discurre el cauce de un río ya seco. Cuenta con un museo que muestra la riqueza geológica y natural de la zona, así como la manera en la que vivían los aborígenes canarios, y los campesinos de origen español que se instalaron aquí tras la conquista.
La fachada del museo

Maqueta de la isla, en la que se marca el cauce del barranco de Guayadeque

La única momia que se conservaba allí, de hace 1500 años
 Una vez visto el museo nos vimos en la necesidad de llenarnos la tripa, y fuimos a un restaurante que está excavado en la roca, en el mismo barranco.
Fachada del restaurante

Papas arrugás con mojo, súper típico ^^
 Ya con el estómago lleno y el corazón contento, nos dirigimos a la costa, hasta la desembocadura del barranco, en la playa del burrero.
Desembocadura del barranco en la playa
Vista del muelle y los pescadores

La playa del Burrero
 Seguimos hacia el sur, siguiendo la línea de costa. Las playas del este de la isla son famosas por ser ideales para la práctica de determinados deportes acuáticos, sobre todo de Windsurf.
Vista de la playa de Vargas, donde se practica Windsurf y Kitesurf

La playa del cabrón, una tranquila cala
El faro de Arinaga
 
Vista de la playa de Arinaga
Y hasta aquí nuestra excursión de hoy, hagamos balance de la ruta.
Pros:
Ciudades limpias y cuidadas
Preciosos cascos históricos 
Playas ideales para practicar deportes acuaticos
Mayor explotación turística del legado histórico que en Telde
Muchos restaurantes, sobre todo en Agüimes y Guayadeque
Contras:
Playas en su mayoría no ideales para el baño